Ciudad

La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir, moderado por un instinto de prudencia y armonía que modificaba las vulgares exageraciones de esta arquitectura. La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas, como señoritas cursis que aprietan demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas y proporciones. Como haz de músculos y nervios la piedra enroscándose en la piedra trepaba a la altura, haciendo equilibrios de acróbata en el aire; y como prodigio de juegos malabares, en una punta de caliza se mantenía, cual imantada, una bola grande de bronce dorado, y encima otra más pequeña, y sobre esta una cruz de hierro que acababa en pararrayos.
La Regenta, Leopoldo Alas «Clarín»


Fotograf&iacutea de la Catedral de Oviedo

Fuente original

En Oviedo podréis disfrutar una variada oferta cultural y gastronómica en el entorno privilegiado del Principado de Asturias.
Los días de celebración del congreso lo esperable es que las temperaturas oscilaran entre una máxima de 21° y una mínima de 14°. El clima en Septiembre suele ser benigno, pero puede ser variable, por lo que os recomendamos que vengáis preparados.

Las formas más sencillas de llegar a Oviedo son:

Enlaces de interés

Oficina de turismo de Oviedo
Oficina de Turismo del Principado de Asturias